El fundamento de todas las campañas de mercadeo en línea es lograr el mayor tráfico posible al menor costo, para ello existen múltiples tácticas, basadas en enfocarse en la conversión de las ventas en periodos cortos de tiempo.  A continuación presentamos 5 estrategias que pueden portar frutos en corto tiempo inspiradas de las grandes marcas pero adaptadas a los presupuestos de inversión restringidos:

  1. Anuncios pagos

La mejor manera de potenciar los anuncios pagos es la de promover los anuncios entre visitantes que pasaron por tu sitio sin comprar. Para ello se puede promocionar el contenido en otras redes vinculantes. Se trata de seguir a tu audiencia en las distintas redes de su preferencia y sutilmente ofrecerle el producto o servicio. Una opción es el uso de las listas de redireccionamiento de Google, o programas especializados como AdRoll.

Las ventajas de ésta practica son los resultados medibles y cuantificables, el rápido retorno de la inversión y la personalización, cada vez mas apreciada por los internautas.

  1. Priorización de redes sociales

Cada sector de población y nicho tienen sus preferencias específicas. Por eso es importante destinar tiempo a la verificación de las preferencias de redes de nuestra clientela y los lugares de venta de la competencia. Si nos cuesta trabajo identificar el tipo de red es recomendable partir de dos fundamentales Instagram and Facebook. Estas dos redes permiten focalizar las estrategias dado que cuentan con análisis demográficos y caracterizaciones de usuarios. Por ésta razón pueden ser muy útiles para un negocio incipiente. Permiten seleccionar según la ubicación territorial, el sexo, la escolaridad, etc.

  1. Interconexión

Una estrategia comprobada en marketing digital es la interconexión. Esto significa vincular todas la plataformas, redes, blogs, perfiles adaptando los contenidos de manera especifica a cada una de ellas, pero conservando una coherencia en los valores de la marca y en el mensaje.

  1. Cobranding Publicaciones compartidas :

El cobranding es una iniciativa cada vez más utilizada por las grandes marcas para aunar esfuerzos y construir bases de datos compartidas. Consiste en diseñar y poner en marcha campañas de manera conjunta para promover los contenidos digitales potenciando de ésta manera su impacto en la red. El cobranding permite reducir los costos de mercado dado que la inversión en creación de artículos, infografías, blogs, videos y post se comparte entre los socios. Es importante establecer reglas de juego muy claras cuando se hace uso de éste tipo de estrategia. En general, funcionan muy bien las sociedades entre productos complementarios de un mismo nicho o sector. Por ejemplo una marca de ropa para hacer Yoga puede potenciar fácilmente sus contenidos si se asocia con una compañía de venta de complementos nutricionales orgánicos y saludables.

     5.   Micro-momentos

Las grandes marcas se centran actualmente en desarrollar el concepto acunado por Google de los micro-momentos, se trata de preparar una experiencia significativa para el cliente que no dure mas de 30 segundos. Para ello se deben conocer claramente los gustos del cliente, seguir sus evaluaciones en línea y recrear su recorrido en la red para poder identificar patrones que inspiren la pieza de comunicación y sus parámetros. Los contenidos visuales, especialmente de video son fundamentales en éste tipo de estrategia. Los micro momentos deben ser adaptados a cada usuario y desplegables en dispositivos móviles. El usurario o usuaria debe tener la sensación que la experiencia ha sido creada para él o ella y bajo ninguna circunstancia debe sentirse presionado a consumir. Parece mucho esfuerzo pero en realidad, una experiencia positiva en micro-momento puede generar un estado de ánimo positivo y una apreciación particular del producto. En general tiene mayores beneficios que múltiples anuncios insistentes.